fbpx

Los 5 errores en tu estrategia de mailing

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Hablar de mailing (o emailing, para ser más precisos) es casi un tabú. Durante años, esta actividad fue tan mal realizada, que muchos decidieron darle la espalda y apostar por otros aspectos en su estrategia. Sin embargo, las cosas cambian.

Cuando estás abajo, todo lo que queda es subir; justo como la reputación del emailing, que una vez más está demostrando su valía: un canal directo con las personas.

Si aún no lo utilizas, vamos a explicarte los errores más comunes que cometen las empresas al momento de hacer mailing. Y si ya lo estás probando, pero los resultados no te satisfacen, échale un ojito a nuestra lista y quizá encontrarás algún punto que debas ajustar.

Comprar listas de correos

Empezamos con el más obvio de todos los errores. No sólo es ilegal adquirir datos de los usuarios sin su consentimiento, es el mismo error de la publicidad tradicional: no por llegar a todas las personas que puedas, significa que venderás más.

Se trata de “hablar” con la persona correcta. Imaginemos que vendes pizarrones y consigues los correos de todos los maestros de tu entidad, así que les mandas tu newsletter a todos ellos. La premisa es: todos los maestros usan pizarrones, mientras más vean mi correo, más pizarrones venderé. Grave error.

Los maestros los usan, no son quienes los compran. Tu esfuerzo debe ser llegar a esas personas que compran los pizarrones. ¿Cómo? Con formularios de suscripción. Así te aseguras de que la persona correcta te da sus datos.

El mismo mensaje para todos

Segmentar es la palara mágica. No te pones a cambiar recetas de cocina en una mesa de análisis de futbol. Cada público necesita un mensaje y tono diferentes para llegar a él.

Un consejo muy útil es “la prueba del gusto”. A un mismo segmento de tu público, divídelo y envía dos mensajes distintos. El correo que tenga mayor éxito,  te indicará el camino a tomar en tu próxima campaña.

  • Tu “asunto” los duerme

¿Qué correo decidirías abrir?

  1. Dos nuevas entradas en el blog sobre exterminadores de plagas
  2. 3 enfermedades que causan las plagas caseras

Los destinatarios sólo hacen caso a los temas que llaman su atención, que tratan problemáticas que requieren solucionar o exponen datos útiles. ¿Estás poniendo suficiente atención al escribir tus asuntos o caíste en este error común en tu estrategia de mailing?

Le llenaste la bandeja de correo

¿Conoces el caso de “Pedrito el intensito”? Pedrito iba a lanzar una oferta muy buena para sus clientes el 8 de abril, que sólo estaría disponible ese día. Así que durante toda una semana les envió newsletters a sus contactos: uno en la mañana, uno en la tarde, uno en la noche.

Siete días mandando correos en la mañana, tarde y noche. ¿Sabes qué ocurrió el día de la gran oferta? Había perdido una gran parte de su base de correos, porque los usuarios se dieron de baja. La oferta era buenísima, pero la estrategia fue un desastre.

No necesitas tantos correos, sino saber usarlos.

No les dices nada interesante

Lograste una venta, eso es muy bueno. Incluso conseguiste su correo y ahora puedes mandarle más mensajes. ¿Pero qué le dirás?

¿Ofertas? Sí, eso suele interesar a muchos, pero esta persona recién acaba de comprar tu producto. ¿Por qué querría más ofertas ahora?

Digamos que vendes muebles, ¿crees que va a estrenar un comedor cada semana? ¿Le seguirás enviando el mismo descuento hasta que unos castores se coman su mesa y necesite otra? Va a darse de baja en menos tiempo de lo que digerirían la madera esos roedores.

Planea los contenidos. Háblale de cómo decorar en cada estación del año, de los colores en tendencia…

Bríndale información útil y estarás presente en su cabeza cuando quiera renovar los muebles del jardín en primavera, o cuando quiera cambiar su sillón favorito, o necesite recomendar una mueblería al amigo que quiere estrenar una sala.

Si en tu estrategia de mailing estás cometiendo alguno de estos errores, ahora ya sabes cómo solucionarlos.

¡Éxito y nos vemos pronto!

Suscríbete

Para recibir más artículos como este