fbpx

Los errores más comunes al segmentar

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Después de definir qué es la segmentación de mercado, sus objetivos y los tipos de segmentación, estamos casi listos para poner lo aprendido en práctica, sólo falta un detalle: prevenir para después no lamentar.

Por ello ahora toca hablar de los errores más comunes al segmentar, para que puedas evitarlos y nada salga mal con tu estrategia de marketing.

  1. Segmentación demasiado cerrada

Todo lo que hacemos en exceso es malo. Algunas veces, en nuestro afán de crear una segmentación muy detallada o específica, terminamos creando una demasiado cerrada en la que no entra casi nadie.

El mejor paso para evitar este error es no presuponer, inicia con un grupo amplio y verás que tu segmentación irá tomando forma poco a poco.

  • Segmentar sin un plan

Si ya tomaste la decisión de hacer una segmentación de mercados, siempre mantén centrada tu investigación. No se vale una segmentación para todos tus objetivos, tienes que darle importancia a cada uno.

Si tu marca está por lanzar un nuevo producto, vas a tener que descubrir cuál es ese nuevo público al que estará dirigido, qué cualidades le gustan o esperan del producto, cómo será el mensaje con el que lo presentarás…

  • Olvidar los nuevos segmentos

Por ahora, el objetivo primario de las industrias son los Millennials (personas nacidas entre 1981 y 1996), pero ellos no son el fin de este cuento.

Más tarde tendrás que voltear en dirección a la generación Z, entender sus gustos, sus valores, sus hábitos, etcétera. Quedarte con tus primeros resultados y no tomar en cuenta todos esos cambios es una receta para el desastre.

  • Pura segmentación demográfica

Que sea de las segmentaciones más fáciles, no implica que te quedes sólo con ella. Por supuesto que datos como la edad, estado civil y profesión son importantes, pero no puedes simplemente olvidarte del resto.

El comportamiento y la psicografía son herramientas clave para entender más profundamente a tu mercado objetivo.

Suscríbete

Para recibir más artículos como este